Economía

El desafío del gobierno para enfrentar la segunda ola: restringir la circulación sin afectar la economía

05 de Abril de 2021
cafiero

Frente a la irrupción de la segunda ola de Covid, el gobierno va a priorizar la actividad productiva y comercial para que no se resienta aún más la economía pero va intentar desalentar la circulación de personas en horario nocturno y también en áreas focalizadas, como la administración pública -que seguirá funcionando bajo la modalidad del teletrabajo durante las próximas semana-, en actividades recreativas y en los medios de transporte público.

Hoy a la mañana se prorrogó hasta el viernes 9 de abril el trabajo remoto para los agentes estatales de la Nación pero en Jefatura de Gabinete reconocieron, ante la consulta de este medio, que la semana próxima se va a extender el funcionamiento de la planta estatal bajo esta modalidad habida cuenta de un probable anuncio presidencial previsto para el próximo viernes, acerca de la necesidad de imponer mayores restricciones al compás del aumento exponencial de casos de coronavirus.

Con todo, se especula que serán los gobernadores quienes establezcan en forma focalizada eventuales controles a la circulación. El área más crítica sigue siendo el AMBA: esta tarde hubo un cónclave en Casa Rosada en el que Santiago Cafiero recibió a funcionarios de Ciudad y Provincia para evaluar la situación sanitaria y coordinar respuestas del estado ante la avalancha de contagios. “Se analizó el estado de situación y se compartió la preocupación por el aumento de casos. Vamos a seguir evaluando posibles medidas y el martes a la tarde volveremos a reunirnos para definir en conjunto las medidas a tomar y las comunicaremos”, explicó una fuente del gobierno porteño consultada.

Frente a las especulaciones sobre la implementación de cierres y prohibiciones, en el gobierno salieron a decir que no habrá “grandes anuncios” que recuerden a las duras restricciones de la cuarentena. Pero en Provincia dijeron que hay consenso para suspender las actividades recreativas y limitar la circulación nocturna, tal como sucedió en enero pasado. También se buscará poner un dique a las aglomeraciones que se observan en trenes y subtes, especialmente.

En Casa Rosada, con todo, alertaron que hoy no están en discusión la continuidad de las actividades productivas y comerciales, tal como se había especulado. Tanto la Cámara Argentina de la Construcción como el gremio de la UOCRA salieron a cruzar dichas especies. La cámara empresaria reclamó, en un comunicado, “mantener la continuidad de los trabajos en obra, en todas las jurisdicciones del país, dada su importancia como fuente de trabajo y de actividad, sin que ello agrave la situación sanitaria.

Esta posición se encuentra justificada por la baja incidencia de contagios en el sector, a lo largo del año 2020, en que la obra pública funcionó plenamente. Además, el reinicio paulatino de la obra privada en las distintas jurisdicciones, a lo largo del año pasado, no mostró un incremento de contagios en las zonas donde esa actividad se reinició”.

Desde el gobierno insisten en que las medidas que surjan de este comité de crisis tomarán en cuenta las “experiencias” de 2020 “afectando lo menos posible la recuperación de la economía y el cuidado de la salud de los argentinos”.

Hacia Arriba